pexels-george-milton-6954181

Cuentos que restauran el Alma

Gloria Patricia
Hurtado

|Hondo, muy hondo, frase que se repite una y otra vez en el Pájaro del Alma; cuento escrito por la israelí Mijal Snunit. Su historia nos invita a disfrutar los elementos característicos de la literatura hebrea, como la prosa, metáforas, repetición de versos, que, en este caso, detiene un poco y se centra al análisis de los mismos. Es así que en cada página leída es como si fuese una canción de cuna para volver a la calma y preparar nuestro cuerpo para el descanso y el renacer de nuestra alma. 

En cada simbolismo iniciamos un viaje para conocernos a nosotros mismos, donde pasamos de la conciencia de nuestro pensamiento a la autorreflexión con la conciencia de las emociones. Es así que en este nuevo destino comprendemos que cada una de ellas tiene su función, y que cada cajón custodiado solo con la llave que tiene el Pájaro del Alma, es abierto para explorar, buscar, elegir y nombrar nuestras emociones como lo que son, sin calificativos, sin etiquetas. 

«Hondo muy hondo dentro del cuerpo habita el alma y sus emociones!

Ahora, entendiendo que son orgánicas y no son clasificadas como negativas y positivas, se da el primer paso para reflexionar sobre las emociones restaurativas y aceptar que, a veces el hombre puede elegir, pero el Pájaro es quien elige.  

En otro encuentro, quizá profundicemos más sobre la analogía de los elementos presentes, por ahora sumérgete en esta historia y ten presente que Hondo muy hondo dentro del cuerpo habita el alma y sus emociones.

Deja un comentario