La Parentalidad restaurativa es el uso de las Prácticas Restaurativas en la vida familiar. Se basa en los principios de cuidado, atención, orientación y educación sin violencia. Son prácticas que reconocen y empoderan los roles familiares a través de una cultura de paz y el uso de habilidades psicosociales para el desarrollo de la vida personal y relacional de los hijos, hijas, madres, padres y cuidadores.

Conocer y ejercer este enfoque en las tareas de crianza y cuidado, significa aprender a respetar los derechos de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes, al mismo tiempo que se les educa en sus deberes sin recurrir a tratos punitivos o retributivos, modelos que, además de arraigados y reproducidos en la cultura, deforman o limitan el desarrollo pleno de las capacidades humanas. El enfoque restaurativo en las responsabilidades de parentalidad desarrolla relacionales más sanas y positivas, capaces de afianzar el autoliderazgo, coliderazgo y socioliderazgo en toda la familia.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Deja un comentario